Vacas gordas

¿Cuántos años hace que no se ven vacas gordas?

Creo que fue sobre 2007 cuando una entró en un banco. Fue a pedir una hipoteca para la casa que se iba a comprar. El empleado de la sucursal le ofreció varias ofertas muy interesantes y la vaca firmó sin pensarlo dos veces. Pero antes de volver al caserío, Martín (así se llamaba el empleado del banco) le propuso un crédito personal para comprar un coche y otros 3 más para la televisión de 50″, el iphone y el ordenador.
La vaca salió eufórica del banco. Había conseguido en 30 minutos el sueño de su vida: tenía casa, coche, TV, iphone y ordenador. ¡Cómo iba a fardar con sus compañeras! Además, seguro que ahora ese torito que la rondaba caería a sus pies con una dote tan suculenta.

Pero llegó 2008 y la vaca recibió un mail que hablaba de las hipotecas basura norteamericanas. No le hizo mucho caso y subió a su coche deportivo para hacer la compra. Al día siguiente, recibió una llamada del banco que le comunicaba que el interés de la hipoteca y de sus créditos personales había subido considerablemente.

La vaca hizo cuentas y comprobó que, después de restar las deudas del banco, sólo le quedaban 133 euros al mes. Pensó en vender el coche, pero sólo le ofrecían el 30% de su valor inicial. Lo mismo le sucedió con el ordenador, la TV y el iphone.

Desesperada y deprimida, una vaca gorda se cruzó en su camino.
– ¿Qué tal te va la vida, Asunción?, le preguntó la vaca gorda.
– Pues mal, para que te voy a engañar, Mafalda, respondió Asunción. Con la crisis, sólo me quedan 133 euros al mes.
– Pero si tienes una casa nueva, un deportivo, la tele…
– Ya, pero no me queda dinero para amueblarla, ni para echar gasolina o pagar la luz… contestó Asunción.
– Oye, Mafalda. Si tú eres una vaca gorda ¿qué haces en este país en crisis?
– Mira, Asunción, yo vivía tan ricamente en EE.UU., pero resulta que el banco donde contraté una hipoteca “suprime” quebró. Con la voz quebrada por el llanto, la vaca gorda Mafalda le contó a Asunción que había vuelto a su país de origen -Euskadi- arruinada.

Mafalda había interpuesto una demanda judicial contra el director general del banco norteamericano por haberla arruinado, otra contra el concesionario de coches deportivos, otra más contra la tienda de electrodomésticos donde compró la TV y el iphone. La última denuncia fue para Bush, el ex-presi. de USA y otra para Obama, por si acaso.

– No te lo vas a creer, Asunción, pero en el último mes he adelgazado 30 kilos. ¡Dios mío! creo que me estoy convirtiendo en una vaca flaca.

Pero la esperanza es lo último que se pierde. Así que mientras esperamos a las vacas gordas, disfrutemos de un buen chuletón en estas Navidades.
Feliz Año 2011 a todo el mundo.

Santi R.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s